miércoles, 5 de marzo de 2008

LAS LACRAS HUMANAS

¿Hasta qué grado es necesario ser egoísta, de pensar tan sólo en nosotros y borrar de nuestra memoria todas las interferencias relacionadas a otros seres que podrían alterarnos la paz? ¿Nos conviene acaso cerrar los ojos a los hechos y si lo hiciéramos, no nos convertiría en cómplices? Total, la gente no podría constatar que nos hemos reservado la sensibilidad para nuestro propio provecho. Alguien que no sabe nadar, al arrojarse a las aguas con intención de salvar a quien se está ahogando, sería un suicidio y si no lo hace, estaría obrando egoístamente. Me pregunto; ¿acaso vale la pena perder la vida intentando salvar a otra o dejar que se ahogue? Lo más sensato, pienso, sería dejar que el sujeto se ahogue. Caso contrario aquél se sujetaría de su cuello y lo arrastraría. Me pegunto: ¿obraría por egoísmo? Lo que quiero decir: si uno no puede remediar una situación por no estar dentro de sus propias posibilidades, lo mejor es hacer oído sordo y mirar para otro costado. Ahora si está en él poder remediarlo y se hace el distraído… En 1915 al 1923 Turquía perpetró un genocidio contra nuestro pueblo y que aún sigue vigente. Las naciones del mundo en su gran mayoría se quedaron al margen. Hoy con los palestinos de la franja de Gaza acontece lo mismo. Los civilizados del Primer Mundo adoptan la manía de la sordera y miran hacia otro costado. A menos que yo esté equivocado, quienes eligen una víctima para atacarla y no es socorrida por quienes estén al tanto, serán igualmente cómplices. Para nosotros, Europa fue responsable de la desgracia de los armenios por haberse quedado atrás. Lamentablemente, todos sabemos que a los países poderosos nadie se atreve cuestionarlos, por ese motivo siguen ocurriendo las desgracias y las matanzas de inocentes. Si nosotros los descendientes de los sobrevivientes armenios nos calláramos, nadie se acordaría de lo ocurrido con nosotros. Como que nadie le interesa el dolor ajeno. ¿Acaso Europa se conmueve con las matanzas de los iraquíes en manos de criminales y genocidas norteamericanos? ¿Quién se entera de lo que sucede en África? ¿A quién le interesan los negros de África? Para el mundo occidental, África consiste en algunos habilidosos jugadores de fútbol y allí acaba todo. ¿Alguien sabe dónde se ubica El Sudan? ¿Estamos enterados lo que sucede en Somalia, en el Congo, en Mozambique y Madagascar…? Los mismos países de avanzada han perdido su cultura y su desconocimiento es simplemente inesperado. Recibía cartas de instituciones estatales francesas con Buenos Aires, Brasil. Volviendo al tema: De Sudáfrica nos hemos enterado por cómo fueron tratados los negros por los invasores ingleses. Lo de ellos lleva una cierta similitud con aquello de los tártaros y mongoles (que fundieron su salvajismo en un imperio llamado Otomano), para con los nativos milenarios armenios, cuya existencia data de más de cinco mil años. Comparativamente, cuándo no, aquello de Israel, la perla de los Estados Unidos engarzada en medio de la corona de los países árabes. Israel y su forma inhumana de usurparles los terruños a los palestinos y la manera que es marginada su población. Me vuelvo a formular la misma pregunta: ¿hasta qué grado es necesario ser egoísta? La respuesta más ingenua, sería: hasta el grado en que un ser humano no le falte el respeto a otro ser humano. Desvirtuando este concepto, conciente o inconscientemente el hombre se torna criminal. La criminalidad es hereditaria, las lacras humanas también, forman parte de nuestra esencia. Limitarlas es saber reflotar nuestras virtudes postergadas y con ellas, honrar nuestro soplo divino.